Cómic, lectura y diversidad

La consideración de la historieta como una creación destinada de forma exclusiva al mero entretenimiento infantil o juvenil y su carácter popular han provocado su exclusión de la alta cultura y de los estudios académicos hasta bien entrado el siglo XX. No obstante, a partir de la década de los sesenta se constata un progresivo interés por la historieta como objeto de estudio y su legitimación cultural, reflejado desde la perspectiva académica en un notable incremento de trabajos desde diferentes áreas y disciplinas, así como en el creciente número de eventos académicos como congresos, jornadas, foros o seminarios.

El reconocimiento progresivo de su función comunicativa y de su capacidad para abordar temas complejos e interpelar a un lector adulto encuentra en el cómic una forma de exploración de nuevos temas, formatos y géneros, además de una marcada apertura a la no ficción. Desde obras pioneras en la defensa de la libertad afectivo sexual, como las firmadas por Alison Bechdel, Howard Cruse, Nazario o Ralf König, pasando por títulos fundacionales vinculados a la denominada corriente social a través de los cómics de Justin Green, David B. o Paco Roca en cuanto a la figuración de las patologías y la diversidad funcional se refiere o aportaciones como las emblemáticas Persépolis o Maus, como hitos repetidamente citados.

En este sentido, constituye un espacio privilegiado para el estudio crítico de la representación de la diversidad y su relación con la creación de la identidad individual y colectiva, tanto del lector y las diferentes pertenencias que lo construyen, como de las sociedades productoras y receptoras, así como las distintas fisuras, estereotipos e ideologías transmitidas a través de la composición gráfica generada.  Desde la representación de la diversidad funcional, pasando por la étnicocultural, de género, religiosa, familiar o afectivosexual como elementos clave del ser humano y el desarrollo de su pensamiento crítico, más allá de etiquetas definitorias restrictivas en torno a categorías cerradas e inamovibles, el cómic conforma un espacio multimodal de intersección entre los discursos que atraviesan las distintas representaciones y su incidencia en la construcción de la identidad individual y colectiva.

En el presente monográfico pretendemos profundizar en la relación entre el cómic y la diversidad como espacio discursivo social identitario, de interrelación con el otro en sus distintas manifestaciones y por tanto, de especial incidencia en la transformación de las sociedades contemporáneas, desde los diferentes campos y perspectivas que abordan su análisis, así los estudios culturales, los estudios de género, poscoloniales, la educación literaria, la semiótica, el análisis crítico del discurso o la teoría queer entre otros. De esta manera se pretende abordar de forma crítica y multidisciplinar el debate teórico actual y su evolución en cuanto a cómic y diversidad se refiere a partir de la investigación en torno las diferentes tendencias, temas, autores y corrientes más destacadas para su estudio. Por este motivo, no se recomienda presentar aportaciones centradas en el análisis descontextualizado de una obra o autor y se establecen como líneas preferentes las siguientes:

  • Diversidad étnicocultural, afectivo sexual, de género, familiar, funcional, y religiosa a través de la historieta.
  • El cómic como lectura crítica de la historia y la construcción de la identidad social e individual.
  • Identidad y evolución de la representación de la diversidad a través de la historieta.
  • Géneros, temas, formatos y fronteras de la historieta en la representación de la diversidad.