LA CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO BIBLIOGRÁFICO: ¿TAN DIFÍCIL ES?