EL OMBUDSMAN BANCARIO: UNA PROTECCIÓN ESPECIAL Y ALTERNATIVA DEL CONSUMIDOR FINANCIERO, PERO UNA UTOPÍA EN PAÍSES DE AMÉRICA LATINA

Contenido principal del artículo

ANA ISABEL BLANCO GARCÍA

Resumen

La tutela de los derechos e intereses económicos de los consumidores, especialmente de los usuarios de servicios financieros, constituye uno de los pilares básicos de la sociedad, siendo deber de los poderes públicos dotar de mecanismos eficaces para su protección. En América Latina se comienza a vislumbrar un importante cambio en el concepto de Justicia, donde en sectores especializados y complejos como el financiero es necesario que esa función tuitiva quede garantizada a través de mecanismos alternativos pero sumamente eficaces como el Defensor del Cliente, desconocido por la gran mayoría pero con una gran acogida en países como España, EE.UU. e incluso Australia, por su celeridad, independencia y, especialmente, por su gratuidad y especialización en una materia que requiere de conocimientos técnicos adecuados. Institución que no solo agiliza la resolución de los conflictos financieros de consumo a través de la mediación y de la conciliación, sino que sirve como vía de autocontrol para las propias entidades, permitiéndoles conocer las causas de los mismos y corregir sus políticas de actuación y comercialización.

Detalles del artículo

Sección
I. ESTUDIOS Y CONSULTAS
Biografía del autor/a

ANA ISABEL BLANCO GARCÍA, Universitat de València

Prof. Ayudante Doctor, Departamento de Derecho Administrativo y Procesal

Facultad de Derecho, Universitat de València