El animal de compañía como objeto jurídico especial

Contenido principal del artículo

JOAQUINA GARCÍA HERNÁNDEZ

Resumen

Los animales de compañía carecen de un tratamiento acorde a los rasgos diferenciales que como cosa presentan, produciéndose disfunciones cuando se convierten en objeto de la estricta aplicación de normas patrimoniales. Es así necesaria una reinterpretación adaptativa del sistema que, al margen de la estéril cuestión de la personificación, permita alcanzar soluciones técnicas y coherentes a los conflictos que el valor extrapatrimonial de estos bienes genera. Especialmente nítida es la ineptitud de las normas que regulan la división de la comunidad de bienes, cuya rígida aplicación conduciría a la división económica de la mascota –que, en la mayor parte de casos, carece de valor patrimonial en sentido absoluto- y al reparto de su precio.

Detalles del artículo

Sección
I. ESTUDIOS Y CONSULTAS