Why Are There No History Text Books in English Primary Schools? [¿Por qué no hay libros de texto de historia en las escuelas de Educación Primaria en Inglaterra?]

Contenido principal del artículo

Hilary Cooper

Resumen

Resumen

Este artículo se centra en la enseñanza de la historia en las escuelas primarias de Inglaterra y trata de explicar por qué no hay libros de texto de historia. Reconoce que en muchos países los libros de texto (un libro que contiene el conocimiento y la información acerca de un tema) son la mejor manera de cambiar la práctica en la enseñanza de la historia. En este artículo se explica que el plan de estudios de historia en Inglaterra (DfE 2013) requiere que los niños aprender sobre los contenidos a través de procesos de investigación histórica, basada en las teorías constructivistas del aprendizaje. Las estrategias de enseñanza, como en todos los temas, se exponen en el Documento de Normas de Profesores (DfE 2013) y el conocimiento y la comprensión de la historia se controla a través de las inspecciones realizadas por la Oficina de Normas en la Educación (Ofsted). Se describe la contribución de muchas agencias y la variedad de publicaciones que apoyan el plan de estudios, así como las formas en que estos recursos son utilizados por los maestros para apoyar el aprendizaje de la historia por parte de los niños. Todo ello se ilustra con ejemplos tomados de la práctica.

Abstract

This paper focuses on history education in primary schools in England and seeks to explain why there are no history textbooks. It recognizes that in many countries prescribed text books (‘a book containing knowledge and information about a subject’) are the best way to change practice in history education. It explains that the statutory history curriculum in England (DfE 2013) requires children to learn about specified content through the processes of historical enquiry, based on constructivist theories of learning. Teaching strategies, as in all subjects, are set out in the Teachers Standards document (DfE 2013) and knowledge and understanding in history is monitored through inspections by the Office for Standards in Education (Ofsted). The contribution of the many agencies and the variety of publications which support the curriculum is described, and the ways in which these resources are used by teachers to support children’s learning in history is illustrated by examples from practice.

 

Detalles del artículo

Sección
Estudios e Investigaciones